Aceptar a tu hijo gay

27

Tener un hijo GayTener un hijo o una hija homosexual es una posibilidad que todos los padres y las madres deben plantearse. La sexualidad es amplia, diversa, y la heterosexualidad no es la única orientación válida en el mundo ni para la naturaleza. A lo largo de los años, sobre todo en el Siglo XX, la sociedad patriarcal se encargó de transmitir la imagen heterosexual como la única “correcta” del mundo, pero es algo que no dbee ser así, y que sólo conduce a la represión.

Es probable que en la niñez o en la adolescencia comenzamos a notar que nuestros hijos tienen tendencias homosexuales, o quizás no. Lo cierto es que como padres debemos tomar el tema con total naturalidad, y es importante que nos monstruos abiertos a charlar el tema con ellos, para que se sientan en total confianza de plantearlo y de vivirlo con naturalidad en su propia casa y donde ellos lo sientan.

A veces reproducida por los medios de comunicación, otras tantas por el legado de la propia familia, la sexualidad se ha visto reprimida sin tener fundamentación alguna. Padres de homosexuales tienden a enviar sus hijos a terapia con un psicólogo o incluso con un psiquiatra, sin razonar que la sexualidad no es algo que se “cure” como muchos lo piensan. En estos casos es bueno que los padres “heterosexuales” se pongan en el lugar del otro y piensen qué sentirían si sus padres los hubieran mandado al psicólogo sólo por el hecho de que se sientan atraídos por una persona del sexo opuesto.

Dentro de la sociedad del Siglo XX -y del XXI también, si bien en este siglo la apertura es cada vez mayor- las familias no solían pensar en la vida de su hijo como una vida en libertad. Siempre se les indicó qué carrera de estudios seguir, cómo continuar con el linaje de la familia, cómo formar su familia, y a las hijas se les presentaba a quién sería su pareja, sin posibilidad de elegir. Familias que decidía sobre la felicidad de sus hijos, sin pensar en que él, viviendo de esta manera, quizás no era feliz, ni tenía decisión sobre su propia vida. Es por lo tanto positivo que los padres piensen en la felicidad de sus hijos y los apoyen en sus decisiones, la libertad es el mejor camino para alcanzar la felicidad.