Dar el pecho a tu Bebe

Cómo dar el pecho por primera vez a mi bebé

8

¿Cómo debo darle el pecho por primera vez a mi bebé?

Dar el pecho a tu BebeTener un bebé es un momento feliz y único no solo para la madre sino también para toda la familia y el padre. En el caso de la mujer, el vínculo que sella la unión materna es amamantar al recién nacido por primera vez, reconociendo este por instinto que es la madre quien lo protegerá y que estará ahí para él.

Darle el pecho al bebé, aunque parece una tarea fácil, para madres primerizas y para las que no suele ser un evento completamente delicado y nuevo, parto tras parto, ya que no todos los bebés se comportan de la misma manera. Es por ello que te traemos unos consejos básicos para que puedas darle pecho a tu bebé como una experta y no tener que preocuparte por el bienestar del niño de manera exagerada.

Cuidar de su cuello y cabeza

Al momento del nacimiento toda la estructura ósea y muscular del bebé es delicada pero los puntos más frágiles suelen ser la cabeza, que presenta un hendidura la cual es creada al momento de nacer, y también el cuello, pues los recién nacidos aún no tienen un dominio propio de los movimientos del mismo. Acunando al bebé, sujeta firme pero delicadamente su cuello con tu mano, teniendo como soporte el índice y el pulgar de cualquiera de las manos y desde luego, deja espacio suficiente para que el mismo pueda respirar.

Intercambia pechos

Dar el pecho a tu BebeEl tiempo de alimentación del bebé puede extenderse desde la media hora hasta una hora en algunos casos por lo cual es importante cambiar de pecho para que las mamas estén equilibradas y puedan las dos desarrollar el líquido materno.

Intercambia posiciones

Para evitar que la espalda comience a dolerte y también para que el infante tenga mayor flexibilidad y campo para alimentarse, una buena opción es darle pecho estando acostada, pues de esa manera podrás descansar mucho más y desde luego vigilando que el bebé no se ahogue producto de la ingesta. También puedes con ayuda de la otra mano, ayudar al bebé exprimiendo de manera sutil el pecho, haciendo que la leche salga fluidamente y no se canse la boca del recién nacido.