Los beneficios de dormir la siesta

160

Las actividades que los niños realizan en algunos casos suelen ser demasiadas, pensando sobre todo en su edad. Muchos padres cargan de actividades a sus hijos, pensando en que tenerlos entretenidos será lo mejor, pero sin pensar específicamente en su energía, en la alimentación y en el buen dormir de los niños, en la importancia que tiene esto para que puedan rendir en todas sus actividades y sobre todo, pensando en su salud.

Dentro de la reposición de energías que los niños necesitan, se encuentra el dormir la siesta. Una actividad reconfortante y sobre todo necesaria que muchos padres prefieren que no realicen, pensando más que nada en el dormir y el descansar a la noche, sin detenerse en que las actividades que los niños realizan a la mañana y a la noche precisan de reponer energías para poder continuar, y que esto en nada afectará su descanso.

En el siglo pasado, la siesta era una actividad casi religiosa, cuando todas las familias casi por igual se disponían a dormir luego de almorzar y a despertarse casi para la hora de almorzar y a despertarse casi para la hora de la merienda. Con el pasar de los años, esta tradición se fue disolviendo hasta que casi no se practica, al menos por todos los miembros de la familia ala vez.

Es importante por lo tanto que los padres no renieguen del descanso de los niños a la tarde. Esto no implicará que no cumplan con el resto de las actividades ni que no duerman a la noche. En definitiva es su cuerpo el que les pide descanso, y para los padres hasta pueden ser unas horas para aprovechar a realizar otras actividades en el hogar, mientras sus hijos duermen tranquilos.