Cellos de los hermanos pequeños

Un nuevo integrante en la familia: llega del hermanito

12

Cellos de los hermanos pequeños

Muchas veces los padres de familia suelen preguntarse acerca de si tener o no, un nuevo integrante en su familia. Esta pregunta suele tener varios temas de debate consigo, que pueden variar dependiendo la circunstancia y el momento por el que estén pasando. Lo cierto es que las respuestas serán siempre muy distintas en caso de que los padres ya tengan un hijo, los intereses y el futuro de la familia en caso de darle un hermanito o hermanita al hasta ahora hijo único, serán otros.

La llegada de un nuevo integrante a la familia será siempre un nuevo cambio que habrá que afrontar, con la felicidad que esto trae. En un principio no solamente hay que atender el embarazo y a la madre, sino que también hay que prestar especial atención al niño que está esperando la llegada de su hermanito. Podrá sentirse celoso, sin lugar, también podrá ponerse demasiado caprichoso o rebelde como consecuencia de todo esto y con la finalidad de llamar la atención.

Cellos de los hermanos pequeños

Los problemas de conducta que demuestran por sentirse a un lado rechazados por sus padres, pueden traer grandes conflictos al hogar, por lo que es importante dedicarles la atención que se merecen. No solamente dedicarles el tiempo merecido, sino también dialogar con ellos y explicarles acerca de la llegada al hogar del integrante nuevo. despertar curiosidad en el niño y un gran interés. Pasará de este modo el también a estar expectante por su hermanito, dejando de lado posibles celos.

 

Es bueno además, que los niños sean conscientes de que van a ser hermanos mayores. Esto les da satisfacción y les hará cuidar de su hermano en un futuro, además de enseñarle diferentes actividades y compartir juntos las actividades y los juegos, así como una serie de momentos que compartirán desde la infancia. Adquirirán además un sentido de responsabilidad que es bueno que desarrollen y serán protectores con el hermano menor, olvidando celos o desprecios, queriéndolo como sólo entre ellos se saben querer.