Cenas para Niños

Vuelta al colegio: las Cenas

37

Llega la hora de cenar

Cenas para NiñosLlegó el mes de septiembre, y con él las responsabilidades de los más pequeños, madrugar de nuevo, pasar muchas horas en el cole, jugar y desgastar las energías en el patio del colegio etc. Sin contar claro, con las actividades extraescolares como puede ser la práctica de algún deporte. Por eso es tan importante cuidar su alimentación y ofrecerles todas las vitaminas y nutrientes necesarios para que se recuperen y estén a pleno rendimiento al día siguiente.

Cuando llega la hora de la cena, este momento ha de convertirse en uno de los más importantes del día, ya que por lo general los peques suelen quedarse a comer en el cole y esta es una buena oportunidad para disfrutar de un rato con los papás.

Comidas ligeras para conciliar el sueño

A la hora de preparar la comida por la noche lo interesante es que los padres tengan el menú de toda la semana en el colegio para compensar y variar la comida de los más pequeños y complementar de esa manera su nutrición.

A la hora de la cena el niño no debe tomar comidas demasiado copiosas, deben ser ligeras, de lo contrario es probable que el descanso no sea pleno y le cueste conciliar el sueño o por el contrario, aunque duerma no lo hará con la suficiente profundidad.

Es muy recomendable que en las cenas de los niños se incluya algún plato de verdura acompañando al resto de los alimentos o simplemente una ensalada. Para que este tipo de alimentos le resulten atractivos lo ideal es darle colorido al plato, de ese modo aunque sean verduras, el niño no pondrá pegas para comérselas porque le resultará divertido.

Cenas para NiñosVariar en la alimentación

Como segundo plato, se le puede ofrecer unas salchichas o una tortilla, algo ligero, como hemos dicho antes, teniendo en cuenta qué es lo que había tomado por la mañana en el comedor del colegio.

Si nos decantamos por el pescado, otro de los alimentos que más les cuesta comer, podemos camuflarlo en tortillas, croquetas, empanadillas para que tampoco pongan demasiadas pegas.

En cuanto al postre, habrá que olvidarse de los dulces, por la noche el niño no consume la misma cantidad de energía y por tanto no desgasta las calorías del mismo modo, no resulta saludable y puede traer problemas a la larga, así que lo ideal es hacer una macedonia llena de colorido y cuyo sabor le resultará agradable.