Amueblar el espacio de nuestros hijos

7

A menudo el cuarto infantil no solo cumple la función de dormitorio; sino que  también en familiar donde no es posible estudiar o hacer las tareas sin interrupciones en las habitaciones en común de todos, incluye esta habitación una buena alternativa para disponer en ella una zona de estudio juvenil.

Tenemos que saber que este espacio, es el lugar de intimidad y más personal de nuestro hijo. Es el que va a tener a llevar a su terreno y gustos, pero también el espacio que va a condicionar muchas de sus pautas que luego va a llevar a otros espacios, bien sea respecto al orden, limpieza, cuidado de las cosas.

Zona de estudio

Dicha zona de trabajo, conocida como zona de estudio, servirá entonces como un lugar privado, alejado de los ruidos y circulación cotidiana de la casa, donde el joven podrá, ejercer su potencial intelectual, desarrollar las tareas que le fueron encomendadas en el colegio, leer o pasar las horas estudiando.

Pero este espacio, no simplemente consistirá en un escritorio, que cuente de una mesa y silla, sino que deberá acompañarse de una zona destinada al almacenaje de materiales de estudio. Estanterías y cajones con capacidad necesaria para tener todo organizado y por supuesto mobiliario confortable para pasar las horas que sea necesario, por ejemplo frente al ordenador.

Incluído en el escritorio, se deberá contar con facilidades para poder disponer en el, un ordenador. Es decir que deberá existir espacio físico para la torre, el teclado y la pantalla. El cuarto asimismo, contará con sistemas necesarios para instalarlo, como un toma corriente seguro cercano al área de trabajo.

Algo muy importante es, si el espacio los permite, tener un lugar donde pueda el niño y/o adolescente realizar tareas intelectuales por puro places más allá del estudio. Como pueda ser la lectura, especialmente en los primero años, o simplemente escuchar música mientras piensa. Para ello recomendamos un sofá cómodo o butaca, donde prime dicha comodidad y resistencia. Hoy en día hay sofás de múltiples tamaños cuyos tapizados, a partir de tejidos sintéticos ofrecen tacto realmente cómodos, pudiéndose limpiar de manera fácil y óptima.

Zona de descanso

Al igual que nos pasa a los adultos todos aquellos muebles u objetos que sean reforzadores de la actividad, van a ser estímulos contrarios al descanso. Lo cual se hace complicado de compaginar con un dormitorio multi usos para el niño, pero hay que intentarlo con una clave principal, definir espacios.

Sillón Butaca infantil

Es importante tratar de dar a nuestros hijos una cama fija, estable, que no sea lugar de quita y pon, pese a que a menudo los espacios pequeños de nuestras casas nos obliguen a ello. Es bueno acompañar con una mesilla o algo para depositar el niño sus objetos tranquilizadores o recuerdos.

Trataremos de que los objetos duros como estanterías, no se ubiquen sobre la cama. Aunque quedan muy bonitos y alegres, a menudo el uso de colores chillones en colchas y cortinas no van a fomentar demasiado el sueño y la tranquilidad.  Lo mismo  podría decirse de las luces, obviamente la luz va a ser muy importante durante el día, pero podemos tener alguna luz difusa o concentrada en un punto alejado, que ayude a la relajación.

Antes hablábamos del uso de un sofá, que sea lugar preferido para el descanso el recogimiento y la actividad intelectual “por gusto”. Es una estupenda idea tratar de aunar en una zona sofá y cama, de manera, incluso con la propia iluminación, uso de alfombras, de manera que el niño sea consciente de que terminar etapas-espacios en el día, y comenzar otra, que tal vez se inicie con la lectura de un cuento en su sillón, y acabe con un placido sueño en la cama.

 

Zona de juegos

La capacidad de aunar las dos zonas anteriores con una zona de juegos, dentro de las limitaciones de un espacio normalmente no muy grande, va a pasar directamente por el uso de muebles fáciles de desplazar, y posibilidades de utilizar varios planos, como paredes y suelo. De esta manera podremos plantearnos la inclusión de juegos más activos a los que jugar tras despejar el espacio, poner una alfombra especial en el suelo,