Problema Espina Bífida

El problema de la Espina bífida

13

El problema de la Espina bífida

Problema Espina BífidaEl problema de la espina bífida hace que la médula espinal del niño quede al descubierto, esto está provocado por un desarrollo parcial del cierre del canal óseo de la columna vertebral, durante los primeros 26 días de gestación.

La espina bífida puede estar situada en cualquier zona de la médula espinal, en el caso de que se localice en la zona lumbar y sacra, se pueden producir más dificultades.

Dependiendo del lugar en el que la médula está dañada, el desarrollo motor se verá afectado de diferentes formas, teniendo como consecuencias la pérdida de la flexibilidad de los dedos de los pies, incluso una paraplejia. Si se encuentra situada en una parte cercana a la cabeza las consecuencias serán muchísimo más graves.

Problemas en el desarrollo motor

Aunque las secuelas que deja este problema se pueden tratar, nunca se puede curar de manera completa.

La espina bífida afecta substancialmente al sistema nervioso central, pero nunca a la capacidad intelectual ni al desarrollo cognitivo, aunque sí se pueden producir problemas en el desarrollo de muchos de los órganos del pequeño.

El niño necesitará de todas las atenciones y el amor del mundo por parte de sus papás, pero además tendrán que llevar un control específico de su pediatra y otro tipo de especialistas.

En los tres primeros días después el parto, se lleva a cabo una cirugía para compensar el defecto óseo. Esta cirugía podrá repetirse posteriormente si fuese necesario. Una vez realizada la operación, el resto de problemas tendrán que ser tratados a base de medicina, rehabilitación y terapia.

El ácido fólico lo previene

Problema Espina Bífida

Antes de llegar a casa, los padres recibirán por parte de los especialistas las indicaciones necesarias para cuidar de su bebé. Para evitar que este problema se desarrolle durante el embarazo será necesario tomar ácido fólico, algo muy sencillo, pero también muy eficaz ya que los resultados de prevención alcanzan hasta el 78%.

Lo ideal es que, si la madre tiene previsto quedarse embarazada, aproximadamente un mes antes de quedarse hasta el segundo mes de embarazo tome un preparado rico en esta sustancia, lo que reducirá notablemente el riesgo de que surja la espina bífida en el embarazo.

El riesgo para una madre que ya ha tenido un niño con espina bífida de que esto se repita es aproximadamente de un 4%, que aunque es muy pequeño, existe. Por eso se recomienda que la precaución y la vigilancia de ese segundo embarazo sea extrema.